Mitos y Leyendas del Tolima

Nuestra región cuenta con una amplia variedad de expresiones étnicas, religiosas, costumbres, tradiciones y formas de vivir, siendo esto parte fundamental de la cultura que nos representa.

Es así como los mitos y leyendas del Tolima resaltan en la categoría de tradiciones orales del país, al tener raíces ancestrales de los indios Pijaos que tienen firmes creencias en la mitología, de ahí vienen las coplas, refranes, adivinanzas, cantos, y nuestro propio vocabulario, trayendo un poco del pasado al presente.

Origen 

Hay una versión que se basa en tiempos bíblicos, en la conocida historia de la batalla entre ángeles buenos y malos, dónde al caer los malos o demonios se dividieron entre agua, tierra y montes. Creando supersticiones y agüeros en los maestros campesinos del Tolima.

Estos son los mitos y leyendas más representativos del Tolima:

El Mohan o Poira

Es el más importante y reconocido entre los mitos de nuestro departamento, alimentando así la curiosidad e imaginación en diferentes relatos que hablan del tema.

En algunos lugares le dicen Poira, se dice que aparece en las riberas de los ríos, especialmente en el Magdalena; unos lo consideran divinidad acuática y otros creen que es una figura maligna que causa muchos daños.

Indagando un poco en la historia encontramos que, dentro del pueblo indígena existen los llamados mohanes que tenían como tarea guiar el mundo espiritual y otras funciones familiares. Toda esta tradición se vio afectada con la llegada de los españoles, pues identificaron las labores socioculturales que los mohanes cumplían y los persiguieran hasta matarlos.

La Patasola

Se dice que habita entre la selva virgen y las cumbres de la cordillera. Con la única pata que tiene es conocida por su gran rapidez al caminar, es el endriago más temido caminantes, cazadores y leñadores de la zona.

Algunos aventureros cuentan que es una mujer bellísima que los llama y los atrae para enamorarlos. Pero luego avanza hacia la oscuridad del bosque a donde los va conduciendo con sus miradas encantadoras.

Para después transformarse en una mujer horrible con ojos de fuego, boca proporcionada de donde asoman unos dientes de felino, y una cabellera corta, despeinada que cae sobre el rostro para ocultar su fealdad.

La madre monte

Aunque se murmura que su rostro no se puede ver debido a que un sombrero lo opaca. Quienes dicen haberla visto aseguran que es una señora corpulenta, elegante, vestida de hojas frescas y musgo verde, sombrero alón cubierto de hojas y plumas verdes.

Esta mujer tiene como misión castigar a quienes invaden sus terrenos, los perversos, hombres infieles y los vagabundos. Maldice con plagas y pústulas los ganados de los propietarios que usurpan terrenos ajenos o cortan los alambrados de los colindantes.

Nuestro departamento guarda más historias de este índole, estas son las más conocidas y que marcan sin duda alguna gran referencia cultural en nuestra región.

Escrito por: Natalia Arjona.

 

 

Cultura

Conoce más sobre este municipio.

¿Sabías el origen del nombre de estos municipios del Tolima?

Yagé: un sorbo a lo espiritual

Curiosidades de Alvarado

Guamo: cultura artesanal

Chicha Pijao

Los Ocobos, árbol insignia de Ibagué

¿El tamal como tradición?

Sombrero típico tolimense

Destinos del Tolima

Ruta al Parque Nacional Natural los Nevados

Top Miradores en Ibagué

Viudo de pescado

Publicaciones más vistas

Guamo: cultura artesanal

Parque Centenario

Del árbol a la barra

Amador Bistro Garden

El municipio de las 1001 columnas

Publicaciones Relacionadas

No se han encontrado resultados.