Ortega, un destino para no dejar de visitar

Nuestra primer visita en Ortega nos dejó encantados con este hermoso municipio, y fue imposible rechazar la invitación a seguir recorriendo las maravillas del pueblo por parte de Darwin Yaima, operador turístico de «La maquina del tiempo».

En un recorrido de dos horas el parche de Ruta al Tolima emprendió camino a esta aventura.

Qué hay pa’ hacer

Nuestra llegada fue en horas de la noche y por eso  en esta oportunidad llegamos a parchar un rato tomando pola y armando nuestras carpas.

Luego salimos a cenar y dar un corto paseo nocturno del pueblo para regresar a descansar y prepararnos para la experiencia del siguiente día.

A caminar se dijo!

Ya en el segundo día nos alistamos a eso de las 9 de la mañana, recargamos energía desayunando un delicioso tamal y emprendimos camino. Nuestro destino eran 3 cascadas ubicadas en la vereda Mangales, lugar que lleva este nombre por su gran cosecha de mangos.

Para llegar ahí nos transportamos unos en carro y otros en moto en un tiempo aproximado de 1 hora, entonces fue cuando la aventura empezó, caminamos por los campos verdes de esta zona hasta llegar a una pequeña finca dónde nos esperaba el almuerzo.

Aquí, una pequeña familia nos atendió cálidamente, conocimos su hogar, los animales con los que conviven día a día como: loros, gallinas, perros y cerditos, una repisa con fósiles que coleccionan y disfrutamos de los alimentos que prepararon con una deliciosa sazón en leña.

Ahora si, un poquito de agua

Después de esta pausa activa continuamos hasta llegar a la primer cascada, en la que chapaleamos por un corto rato para refrescarnos e ir a la siguiente.

Seguimos disfrutando de convivir con la naturaleza, entre risas, caídas y un poco de calor llegamos a «el laberinto» la segunda cascada, esta a diferencia de la otra quedaba escondida bajo grandes rocas, el agua era bastante helada pero al final tu cuerpo se acopla rápido a ella.

Tomamos algunas fotos y continuamos.

Llegamos al último paraje conocido como «Cascadas de Guacimal» de las tres cascadas es la más grande, aprovechamos para hacer un poco de contenido, compartir e intercambiar palabras con otras personas que visitaban el espacio natural.

Al final de esta había una «piscina» con agua azufrada en la que tuvimos la oportunidad de bañarnos y despojarnos de las malas energías.

Al otro día visitamos dos miradores, para llegar al primero pasamos por un pequeño camino tipo trocha que nos permitió tener una espectacular vista del Cerro los Abechucos .

El segundo, ubicado en el Hotel Casa Vieja. Para llegar ahí pasamos por unas escaleras que nos dirigían a un peñasco con el lugar perfecto para una vista casi completa del pueblo.

Pa’ degustar

Antes de finalizar nuestra travesía en este municipio, almorzamos para ir al último destino. Es un sitio en el que se dedican a hacer achiras y queda a las afueras de Ortega a unos 15 minutos.

En esta fábrica tuvimos la oportunidad de conocer todo el proceso que este típico alimento del Tolima tiene, saber sus ingredientes, el tiempo de preparación y degustar este manjar.

Este segundo paso por aquí, sin duda alguna nos deja con altas expectativas para volver y descubrir mucho más de lo que Ortega tiene para ofrecer.

Agradecemos a La maquina del tiempo nativa por invitarnos y guiarnos en esta aventura.

 

Escrito por: Natalia Arjona

 

Ortega

Conoce más sobre este municipio.

Conoce Ortega

Destinos del Tolima

Andres Lopez de Galarza

Rafting con Ruta al Tolima

Curiosidades de Cajamarca

Publicaciones más vistas

Salón “Alberto Castilla”

Monumento el Boga

Mirador Madre Monte

Urapanes Del Bosque

Cascadas de Payandé

Publicaciones Relacionadas

No se han encontrado resultados.