Ruta al Parque de los Nevados y los Termales el Sifón

Oculto entre la cordillera central de los Andes colombianos se encuentra la reserva natural más grande de Colombia, esta atraviesa los departamentos de Tolima, Caldas, Risaralda y Quindío. ¿Sabes de qué lugar hablamos?

El Parque Nacional Natural los Nevados, es uno de los lugares más montañosos de nuestro país, este parque contiene cinco nevados dentro de él: Nevado del Ruiz, el Nevado de Cisne, el Nevado de Santa Isabel, el Nevado del Quindío, y el Nevado del Tolima.

Dentro de él hay una gran cantidad de fuentes hídricas, páramos y bosques altoandinos, que permiten la conservación de especies de flora, fauna y producción de agua y oxígeno.

Hoy te contaremos sobre nuestro viaje, como llegamos allí y todo lo que necesitas saber para visitar este hermoso sitio para poder disfrutar de los termales, el Sifón y los paisajes que lo rodean.

NUESTRA RUTA

Nuestro viaje inició a las tres de la tarde en moto desde Ibagué, nos esperaban seis horas y 22 minutos de viaje, sin embargo, nuestra ruta duró tres días, ya que nosotros decidimos pueblear, hacer paradas y conocer un poco más. Nuestra primera parada fue en Pereira.

Aquí decidimos pasar la noche, pero antes queríamos tomar y comer algo, así que fuimos a un café cercano en dos quebradas llamado infusión coffe, allí parchamos un rato, probamos un café muy rico y comimos mucho, un lugar recomendado por si no saben dónde comer. Es bueno, rico y económico.

Al siguiente día partimos hacia lo que sería nuestra segunda parada en Manizales, allí recorrimos un poco la plaza de Bolívar, en donde encontramos Catedral Basílica Metropolitana Nuestra Señora del Rosario, que es una de las catedrales más altas de Colombia, nos tomamos algunas fóticos y continuaos nuestra travesía para llegar a los termales el sifón.

Tomamos la vía Panamericana hasta llegar al cruce del ocho, ahí nos fuimos por el desvío que da hacia la vía del Nevado del Ruiz, una vez que inicias esta ruta empieza una carretera sin pavimentar, pero en general en muy buen estado. Una vez que empiezas el recorrido, el ecosistema del páramo te va rodeando poco a poco, pues puedes observar los frailejones que en él habitan y una densa niebla te va cobijando fríamente, así que es importante llevar buen abrigo.

Más adelante decidimos parar para estirarnos un poco y admirar la belleza de la Laguna Negra, realmente es un punto en el que, si o si, debes detenerte para maravillarte por la majestuosidad de sus aguas y paisaje, pero bueno, teníamos que continuar.

Finalmente, alrededor de las cuatro de la tarde ya estábamos llegando a nuestro lugar de hospedaje, es una casa con una estructura típica de una casa del campo, que hace parte de la reserva de los termales del sifón, el lugar se llama la Bodega del Sifón. Allí puedes encontrar una tienda, venden café y un poco de todo, también puedes encontrar almuerzos y desayunos, eso si es muy fundamental encargarlos con tres días de anticipación, así mismo informar de tu visita y hospedaje.

En cuanto al hospedaje tiene dos opciones, aquí puedes acampar, hay una zona adecuada bajo techo para que armes tu camping el cual tiene un costo de $10.000 peso por persona y si no cuentas con un equipo de acampar también puedes optar por el servicio de hospedaje tradicional, el cual es sencillo, ( el contacto de la persona encargada te lo dejamos al final de este artículo, te recomendamos que llames ya que no suelen contestar por Whatsapp) es un sitio muy agradable y la persona encargada es muy amable y servicial. Esperamos a que cayera la noche al son de un café y charlas casuales, al final nos dormimos temprano, ya que estábamos ansiosos de ir a los termales y disfrutar del páramo.

Era un lunes festivo en el que despertábamos con una vista preciosa de las faldas del Nevado del Ruiz, era una vista de ensueño pues se podía observar la nieve sobre ellas, después de admirar por un rato este paisaje, desayunamos y nos alistamos para disfrutar de las aguas termales. Tomamos nuestras motos y desde el lugar de hospedaje hasta los termales el Sifón fueron 15 minutos, sin duda alguna todo el recorrido valió aún más la pena cuando pudimos observar aquellas aguas cristalinas, de un tono verde marino, que emanaban un vapor sutil, pero que de cierta forma les daba un aura mágica.

Pasamos un buen rato sumergiéndonos en ellas, tomando fotos y recorriendo el lugar, nos hubiera encantado quedarnos ahí todo el día, sin embargo, teníamos que regresar a Ibagué y para eso nos faltaba una largo camino para llegar, subimos a la bodega de sifón y nos tomamos un té de coca para el mal de altura, ya que a todos nos estaba doliendo un poco la cabeza y santo remedio, pues al rato ya estábamos full para terminar de darle la vuelta al parque de los Nevados, cogimos rumbo hacia Murillo y los paisajes que se veían en ese trayecto seguían teniendo una belleza inmaculada, después de dos horas de carretera llegamos al municipio, estuvimos en el parque, almorzamos y cogimos otra vez maletas y rumbo a Ibagué.

De verdad que fue una ruta de locos, muy chévere, si lo que te gusta es aventurarte, conocer pueblos nuevos y disfrutar de los paisajes, esta ruta es para ti, nosotros quedamos felices, así que, si estabas dudando en ir, ya no lo pienses más porque de verdad es una experiencia genial y totalmente disfrutable en parche o en solitario.

¡No te pierdas este increíble destino!

 

Parques Nacionales

Conoce más sobre este municipio.

No se han encontrado resultados.

Destinos del Tolima

Parque Centenario

Reserva Natural EntreAguas

Top Miradores en Ibagué

Publicaciones más vistas

Guamo: cultura artesanal

Mirador Cerro las Tres Cruces

Parque Temático Tacuraí

Ocho encantos que no conocías de Honda

Sky Experiences: Glamping, restaurante y ecoturismo

Publicaciones Relacionadas

No se han encontrado resultados.